Familias pedalearon en oposición a proyectos acuícolas en Cobquecura


17 de enero de 2016.- Con gran éxito se realizó la Primera Cicletada Familiar por el Mar, organizada por el movimiento ciudadano Todos Somos Cobquecura, con el objetivo de fomentar la participación de la comunidad y manifestar su oposición a los proyectos acuícolas que pretenden instalar en la comuna, a través de la promoción de una vida saludable con un compromiso de cuidado al patrimonio a través del desarrollo turístico y cultural sustentable.

“Estamos muy orgullosos de la convocatoria que tuvo el evento, ver el compromiso de las familias de la comuna y los visitantes que vinieron exclusivamente para participar en la cicletada, nos motiva a seguir luchando por la defensa de nuestro mar, de nuestros lobos marinos, de nuestra comunidad y así lograr mantener a Cobquecura libre de empresas acuícolas que quieren instalarse y dañar nuestro medio ambiente y patrimonio”, comentó Cristóbal Bustos, organizador y vocero de Todos Somos Cobquecura.

La actividad tuvo dos recorridos: 3K que tuvo como punto de encuentro el Santuario de la Naturaleza “La Lobería”, donde participaron los menores de 10 años, y 10k hasta la Iglesia de Piedra, circuito pensado para toda la familia con niños mayores de 10 años.

En la ocasión también  participó de la actriz y veraneante residente de Cobquecura, Isidora Urrejola, quien manifestó su apoyo al movimiento ciudadano durante la actividad. “Me uno con fuerza a este gran movimiento de amor porque me siento parte de Cobquecura y porque soy una fiel creyente de que la naturaleza somos todos y no podemos permitir que por la avaricia de algunos se destruya la riqueza natural que Cobquecura tiene”, comentó la actriz, quien además manifestó su motivación por continuar luchando por en contra de los proyectos acuícolas en la zona; “estamos hoy en este movimiento para defender nuestro mar, nuestra tierra y nuestro aire, porque es derecho de todos vivir sin contaminación, libres, en una comuna que se dirige a un desarrollo sustentable, eso es lo que buscamos en esta zona, que se respete la vida de todo ser vivo, la humana y de todas las especies que habitan en nuestro ecosistema.”

Cabe destacar que Cobquecura, balneario de la región del Biobío, se caracteriza por sus costas limpias, grandes oleajes para los amantes del surf a nivel mundial y por albergar a uno de los Santuarios de la Naturaleza más importantes de la zona, La Lobería, un lugar de maternidad  para los lobos marinos, la que se vería afectada con la instalación de los proyectos.

Todos Somos Cobquecura es un movimiento ciudadano, donde vecinos, asociaciones gremiales, profesionales y amantes de la comuna de Cobquecura  se unen en defensa del hermoso y único borde costero de esta comuna, sus playas, mar, naturaleza y su gente, de todas aquellas instancias que amenacen con contaminar, destruir su patrimonio medio ambiental y cultural.

Origen del conflicto

En octubre de este año la empresa Inversiones Pelícanos S.A. presentaron 8 proyectos acuícolas, de un total de 11, que pretenden instalar en el mar de la comuna de Cobquecura, proyectos de cientos de hectáreas de pisciculturas para la cría de especies exóticas como salmones, cojinova del norte, choros y algas, que de ocurrir, amenazan seriamente con destruir el ecosistema del lugar.

Entre los principales daños, avalados por estudios científicos, se encuentran:

  • La destrucción del fondo marino,
  • Contaminación de las playas con pesticidas y productos químicos,
  • Propagación de enfermedades a las especies de la zona,
  • Muerte de la población de los Lobos Marinos
  • Daño irreversible a la flora y fauna nativa, entre otros.

Este proyecto tendrá un enorme impacto negativo en Colmuyao, Mela, Monte Zorro, Santa Rita, la Achira, Pullay y Buchupureo, así como las zonas aledañas de Arcos de Calán y Tregualemu, perjudicando no solamente el turismo en auge de estos sectores, sino que además el sustento de pescadores artesanales y la variada y abundante flora y fauna marítima local.

Como comunidad responsable e informada, es nuestro deber manifestarnos pacíficamente pero de manera firme y decidida, no en contra del progreso del país, sino que resguardando que éste se realice de manera sustentable, exigiendo a las autoridades la participación ciudadana de las comunidades locales y visitantes, para que se garanticen a todos la debida protección y respeto de nuestro patrimonio natural y cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *